Tradición Funeral Católica

Compartir el momento

praying

En la tradición católica, un funeral le permite a la familia y amigos unirse en celebración de la fe para recordar la vida de un ser querido que ha fallecido. Con la promesa de la vida eterna y la esperanza de resurrección en Cristo, un funeral católico conmemora el recorrido vital de una persona, desde el bautismo a la redención. Un funeral es un momento para compartir los recuerdos de un ser querido y apoyar a la familia y amigos.

Se ofrecen tres ritos distintos en el momento del funeral. Cada rito tiene un propósito importante en la orientación de nuestros familiares y amigos para atravesar la pérdida, el dolor y el viaje de sanación. Si bien todos los funerales católicos comparten un formato similar, la celebración del recuerdo del ser querido es única y personal para la vida del individuo.

Vigilia y velatorio

La vigilia es, a menudo, la primera vez que los familiares, amigos y miembros de la comunidad se reúnen para la oración y el apoyo, en conmemoración de una vida atesorada. El servicio se lleva a cabo en una iglesia parroquial o casa funeraria. A través de la oración, la lectura de las Escrituras, el canto y los relatos, el difunto es recordado y homenajeado. Es un momento para dar fuerza a los que están desconsolados y confiar en la promesa de la vida eterna.

Misa Exequial

La misa exequial es el principio de la celebración del funeral cristiano, donde familiares y amigos se unen para reafirmar que la vida no ha terminado. Es la conmemoración del sacrificio de Cristo y es un recordatorio de que somos uno con Cristo en la vida, en la muerte y en la resurrección. La misa se celebra en la iglesia, con el cuerpo presente. En este momento, la familia y amigos agradecen y se preparan para despedir al fallecido.

Rezo final/sepelio

El rezo final es el servicio final y el momento de la inhumación. Con una breve invitación, el versículo de las Escrituras y la oración, la familia y los amigos son guiados en el desafiante proceso de dejar ir. A través de la comodidad y la promesa de la vida eterna, se deja a los difuntos en su lugar de descanso lleno de paz.